INFORMATE Y DISFRUTA TUS VIAJES

Todos sabemos que aún el viaje más detallado y perfectamente planeado puede ser arruinado por circunstancias no previstas, como una enfermedad, el extravío del equipaje, un accidente de tránsito, no contar con un servicio o información que necesitamos.

Cuando esto sucede en el extranjero, las diferencias de idioma, costumbres o leyes pueden transformar lo que, de haber sucedido en el propio país, hubiera sido algo totalmente controlable, en una pesadilla. Lo más problemático en estos casos es no poder acceder a la ayuda local adecuada, en el idioma familiar, en cualquier momento del día. Por lo tanto, uno queda indefenso frente a los imprevistos que se pueden presentar.

Esta es la razón por la cual existe ASSIST CARD.

COMO USAR ESTE SITIO:

Busca el país de tu interés en las ETIQUETAS, según el continente al que pertenezcan o escribe el nombre del país en el buscador en el borde superior izquierdo de la página. Allí encontrarás una breve reseña del país y la vacunación requerida.

Buscá consejos en las Etiquetas TIPS para viajeros / Mascotas / Eventos o Curiosidades en SABÍAS QUE?

APROVECHA TU VIAJE: DISFRÚTALO, OBTENÉ LOS OBJETIVOS DE SUS VIAJES DE NEGOCIO. SE PREVISOR, PRIMER PASO DE UN VIAJE INTELIGENTE.

miércoles, 28 de octubre de 2015

HISTORIA DEL PASAPORTE



Cuando se va a emprender un viaje fuera del país en que uno vive, lo primero en lo que se piensa al emprender camino hacia el aeropuerto o terminal es en llevar con uno el pasaporte.

La historia de ese documento se remonta a épocas en las que es difícil imaginar a las personas cargando un pasaporte. Sin embargo así sucedió.

Una de las primeras referencias conocidas a lo que fue el gran papel de un pasaporte se encuentra en la Biblia hebrea. En Nehemías 2:7, atribuido a la época del Imperio Persa en alrededor de 450 a. C., se dice que Nehemías, un agente destinado por el rey Artajerjes I, pidió permiso para viajar a Judea a lo cual el rey admitió y le dio una carta "para los gobernadores más allá del río", donde solicita un paso seguro para él a lo largo de su viaje a través de sus tierras.

En el califato islámico medieval, una forma de pasaporte se utilizó en la forma de bara'a, un recibo de impuestos pagados. Sólo a los ciudadanos que hubiesen pagado su impuesto (el azaque para los musulmanes o la yizia para los dhimmíes) se les permitía viajar a las diferentes regiones del Califato, por lo que el recibo del bara'a funcionaba como pasaporte primario.

En Grecia, con la debida autorización de las asambleas, un ciudadano podía cargar un pasaporte con el fin de evitar maltratos por parte de las autoridades.

En Roma se utilizó como un permiso especial, como una autorización extraordinaria a los bárbaros para poder ingresar al territorio romano.

Al expandirse el Imperio romano, se desarrollaron grandes obras de carácter infraestructural (nuevas carreteras y un sistema de correos, por ejemplo), lo que hizo que la migración intramuros estuviese a la orden del día, por lo cual el Imperio requería establecer un control preciso de las personas que circulaban por su territorio. Así, desde ese entonces, los pasaportes han funcionado como un método de identificación personal cuando se está en un territorio extranjero.

Cuando un ciudadano romano quería realizar un viaje, o debía realizar una misión ante el Estado, pedía un pasaporte para identificarse. En ese pasaporte, también llamado combina, ractoria, synthema, diploma o codicillo, estaba plasmada la información personal del viajero, el peso del coche o caballo que le servía para movilizarse, los lugares por los cuales pensaba pasar, el motivo del viaje y su duración.

Se considera poco probable que el término "pasaporte" se derive de los puertos de mar, sino más bien de un documento medieval para pasar por la puerta ( "porte") de un muro de la ciudad.

En la Europa medieval los documentos se expidieron a los viajeros por las autoridades locales y, en general, figuraba una lista de pueblos y ciudades en la que al titular del documento se le permitía pasar. Habitualmente, los documentos no fueron necesarios para viajar a los puertos de mar, que se consideraban puntos de comercio abierto, pero los documentos eran obligatorios al viajar al interior desde los puertos de mar.

El rey Enrique V de Inglaterra tiene el mérito de haber inventado lo que algunos consideran el verdadero primer pasaporte, a pesar de los primeros ejemplos que se citan, como medio de ayudar a sus súbditos a demostrar quiénes eran en tierras extranjeras.

En el Estado moderno, los países europeos, en los siglos XVI y XVII, comenzaron a hacer uso de los pasaportes, ello debido a la expansión de sus territorios por cuenta de los procesos de conquista y colonización que llevaron a cabo en Asia, África, Oceanía y América.

Países como Alemania, Inglaterra y Francia comenzaron a exigir los pasaportes a todos los visitantes que arribaban a sus territorios, ello para poder saber quién y por qué razón visitaba el país.

La rápida expansión del transporte por ferrocarril en Europa desde mediados del siglo XIX condujo a un colapso del sistema de pasaporte europeo de la primera parte del siglo XIX. La velocidad de los trenes, así como el número de pasajeros que cruzó muchas fronteras, hizo difícil la aplicación de las leyes de pasaporte. La reacción general fue la relajación de los requisitos de pasaporte.

En la última parte del siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, en general, no se requería pasaporte para los viajes dentro de Europa, y el cruce de la frontera era fácil. En consecuencia, relativamente pocas personas tenían pasaportes. El Imperio Otomano y el Imperio Ruso mantenían los requisitos de pasaporte para viajes internacionales, además de un sistema interno de control de pasaporte para viajar dentro de sus fronteras.

Ya en el siglo XX, el pasaporte se volvió un documento esencial a raíz de las guerras que se vivían en Europa. 
Durante la Primera Guerra Mundial, los gobiernos europeos introdujeron requisitos de pasaporte frontera por razones de seguridad (para mantener a los espías) y para controlar la emigración de los ciudadanos con habilidades útiles, manteniendo la mano de obra potencial. Estos controles se mantuvieron después de la guerra, y se convirtieron en procedimiento estándar, aunque no sin controversia. Los turistas británicos de la década de 1920 se quejaron en particular sobre adjunta fotografías y descripciones físicas, que a su juicio lleva a la deshumanización.

Así, en 1920, la Sociedad de las Naciones exigió a los países miembros que los requisitos para obtenerlo fueran más severos y estrictos. Pasaportes tempranos incluían una descripción del titular del pasaporte. Las fotografías comenzaron a ser adjuntadas a los pasaportes en las primeras décadas del siglo XX, cuando el uso de la fotografía se extendió.

La Organización de las Naciones Unidas celebró una conferencia de viajes en 1963, pero las directrices de pasaporte no se derivan de ella. La normalización de los Pasaportes se produjo en 1980, bajo los auspicios de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Desde entonces, el pasaporte ha servido como documento de identificación personal  intransferible para viajar  a un país del extranjero, aunque no el único.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario